top of page

El último e-mail para mi expareja… (PRIMERA DE 3 PARTES)


“Hola. Después de 6 meses en los que juré no volver a hablarte o escribirte aquí me encuentro escribiéndote este e-mail y dándome cuenta de que aún me tiembla el pulso al pensar en ti. Pero el motivo de este e-mail no es el mismo que el de tantos otros que te escribí durante nuestra relación. No te escribo para decirte que aún te amo ni para decirte todo el rencor que siento por ti, porque sinceramente… ya no siento nada de eso.


Quiero expresarte lo que sentí al cruzarme contigo en la calle hace un par de semanas, después de 6 meses de haber terminado contigo porque tú así lo elegiste.


¡Al mirarte a los ojos aquel instante me quedé helad@! Y solo se me cruzó por la cabeza una palabra... ¡Gracias!!! ¡¡¡Gracias por haberme ayudado a ser est@ que soy ahora!!! Y por ello te escribo este último e-mail.


¡Gracias...! Por haberme hecho más segur@, más inteligente, más sensible, y menos ignorante en el aspecto emocional.


¡Gracias! Por haberme enseñado que los cuentos de amor de princesas y príncipes son sólo eso, cuentos.


¡Gracias...! Porque gracias a ti aprendí que en la vida hay hombres y mujeres buenos, pero también existen hombres y mujeres abusivos y sin principios que se disfrazan de buenos y que actúan con sus parejas como no les gustaría que actuaran sus cuñados con sus herman@s, o sus futuros yernos o nueras con sus hij@s.



¡Gracias...! Por haberme enseñado que las palabras "te amo'' no son palabras sagradas, porque son palabras que cualquiera puede decir, pero que no todos pueden sentir y menos actuar.


¡Gracias...! Porque me enseñaste que ganar-perder es ser abusivo pero que era tu juego preferido. Pero hoy he aprendido: ¡Ganar-Ganar, o no hay juego!


Fragmento del libro "Aprendiendo a vivir libre"

Por Gabriela Torres De Moroso Bussetti


25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page