top of page

Por qué somos dependientes?

Hoy en día, las mujeres son intelectualmente mucho más preparadas que sus madres y abuelas, son productivas, graduadas y muchas veces son la parte económicamente fuerte en la familia. El mundo en cuestión de parejas ha cambiado, y el concepto de lo que es una pareja en consecuencia. Pero no se aplica eso en la realidad. Porque, aunque las mujeres ahora han cambiado en tantos aspectos con respecto a sus madres o abuelas, un alto porcentaje siguen en espera del “príncipe azul” con el que van a vivir “felices para siempre”. Y no creen que después de tantos cambios desde entonces hasta ahora, ¿no cambiar el concepto de la pareja resulte disfuncional e inadmisible?


Para muchos en la actualidad, el divorcio es un fracaso. Un error que nos lleva a ser etiquetados como “incapaces” por lo menos en el aspecto relaciones humanas. Porque por algo no nos siguen eligiendo, ¿o no?


Y yo pienso que esa también debe ser la meta terapéutica de este libro. Aprender a vivir libres de esas etiquetas. Aprender que cuando elegimos esposo(a) o pareja aún somos demasiado jóvenes para elegir por las causas correctas y que “hasta que la muerte nos separe” es una frase incompleta, pues en su forma completa (y correcta) debiera ser “hasta que la muerte del amor que el día de hoy sentimos nos separe”.


Reconozcamos que hace un siglo el promedio de edad era de 50 años. Pero hoy rebasamos ese promedio al menos en un 50%. Así que vivir hasta los 75 compartiendo la vida con quien no amamos o no nos ama es bien difícil.


El libro que ahora tienes entre tus manos te ayudará a cambiar los paradigmas (las ideas y creencias que desde niños nos acompañan y a través de las cuales interpretamos la realidad) que si bien sirvieron para otras épocas no son funcionales en la actualidad. Para aprender que probablemente lo mejor sea tener en esa mochila en la espalda la posibilidad de tener una primera pareja, para aprender de los errores cometidos con ésta y a partir de ahí elegir mejor a la segunda.


Sé que eso no es fácil, pero te aseguro que es más difícil aferrarte a una relación donde no hay amor –y quizá nunca lo hubo- y mantenerte ahí por el resto de tus días. Asumimos que cualquiera se enamora, pero no cualquiera permanece enamorado de la misma persona por años. Pero lo importante es aprender a asumirlo y seguir sin el otro (o la otra) menos. El problema es que no sabemos cómo hacer esto.


Te aseguro que aprender a vivir libre, contigo mismo, aprender a estar contigo, se constituirá como uno de los aprendizajes más útiles de tu vida. No esperar por siempre que el sapo (hembra o macho) por fin se convierta en príncipe aunque pasen 10, 15 o más años. Aprender a vivir contigo. A considerarnos cada uno de nosotros como nuestra mejor compañía. Tener en esa mochila las respuestas a las tres preguntas existenciales básicas: ¿Quién soy? ¿Qué quiero? Y ¿cómo lo consigo? Es indispensable para ser aquel que deseo ser y contar con el capital emocional que garantice un muy satisfactorio viaje por la vida. Aquel que está en pareja porque lo elige así, y no porque necesita estar en pareja.


Fragmento del libro "Aprendiendo a vivir libre" aqui en versión audio:





36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page