top of page

Mayo 23. Principio de verdad


Alguna vez escuché a un paciente decir lo siguiente en un grupo psicoterapéutico de los varios que atiendo semanalmente para egresados de mis talleres:

“Realmente necesito que me diga que me quiere, aunque yo sepa que es mentira. Sólo quiero escucharlo de su boca y que me visite de vez en cuando, aunque yo sé que tiene otra familia; te prometo que ya con eso puedo ser feliz y me conformo, pero si no lo hace, ¡siento como que me muero!”


Y sabes, en mi consulta privada escucho muchas cosas así. Con frecuencia. Pero aplicando el principio de verdad: sí, es cierto sientes como que te mueres, pero no te mueres.

Por favor, reconsidera: ¿Qué hombre sano, considerado y educado emocionalmente quiere una mujer así a su lado?

Exacto, ninguno. Pero claro, las parejas siempre son eso: parejas.

Un hombre abusivo y con baja autoestima.

Un hombre como el que ninguna mujer que se ame demasiado a ella misma elegiría. Ése sí.

Un hombre desconsiderado, mal agradecido, y muy probablemente, hijo de una mujer ignorante emocionalmente, sin autoestima; que nunca aprendió a amarse auténtica y verdaderamente a ella misma y que ha sido violentada emocional y quizá físicamente por su pareja –o que no la tuvo nunca–; quizá haya sido, además, un hijo tirano que abuse y ejerza control sobre las mujeres –empezando quizá por su propia madre–. Ellos también, al igual que nosotras, buscan inconscientemente lo conocido.

Porque es un principio terapéutico: “Uno se casa, con lo que tiene en casa”.

Fragmento del libro "Las mujeres que se aman demasiado"

58 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Gabriela Torres de Moroso Bussetti, psicóloga
bottom of page